Nuestra historia

– ¿Puedo sentarme?
– Si, claro
– Gracias. Soy Carlos, de España.
– Hola, Carlos de España. Soy Vanda, de Portugal.
– Hola, Vanda de Portugal.

Esta simple conversación nos juntó por primera vez. Era octubre de 2017 y estábamos en San Francisco (USA). Comenzábamos el Programa de Certificación de Profesores de SIYLI. Dicho de otro modo, nos encontramos en la línea de salida de un nuevo desafío profesional: ayudar a grandes empresas y corporaciones a humanizar sus prácticas mediante la formación de directivos y empleados en inteligencia emocional y atención plena.

Un par de años después alcanzamos una mejor comprensión de nuestra llamada. Primero, sentimos la voluntad de ayudar no solo a grandes empresas y corporaciones, directivos y empleados, sino abrirnos a toda la comunidad empresarial, especialmente donde “lo nuevo” se está creando, incluyendo de manera especial a organizaciones sin ánimos de lucro, pequeñas empresas, emprendedores y free-lance autónomos. En segundo lugar, nos convencimos de que alcanzar una práctica inteligentemente es imprescindible, y que esta “práctica inteligente” sucederá más fácilmente cuando abrace la totalidad del ser, tanto la vida personal como la vida profesional, por lo que agregamos la familia, especialmente la pareja y la crianza. Por último, nos dimos cuenta de que nuestra voluntad está en sembrar y hacer crecer “la inteligencia emocional en acción”, por lo que ahora pensamos que en el amor como el tema principal y el objeto de nuestra llamada y nuestra ofrenda.

En una dimensión diferente, también entendimos mejor el gran desafío a futuro que representa ofrecerse como profesor y facilitadores. Sentimos lo extremadamente difícil y exigente que es cualquier esfuerzo comercial y de marketing en solitario, por lo que una estrategia colectiva se reveló como una necesidad. Además, descubrimos cuánto necesitamos apalancarnos en las últimas tecnologías y prácticas digitales para que cualquier propuesta pueda alcanzar los niveles de eficiencia y escala que permitan la sostenibilidad económica.

Inicialmente, la vida nos sorprendió organizando mágicamente nuestro primer encuentro. Luego, juntos encontramos una evidencia abrumadora de que el amor vence al miedo cuando así lo elegimos. Además, experimentamos cómo las diferencias son en realidad oportunidades para el crecimiento y el aprendizaje, y cómo las semejanzas son el mejor lugar para descansar y mantener la motivación que nos ayuda para seguir adelante. Al compartir valores e intenciones, descubrimos que podemos agrupar habilidades y competencias con generosidad de tal manera que juntos podemos disfrutar más y podemos hacerlo mejor.

Entonces, nos miramos bien y dijimos «Sí» varias veces. Dijimos «Sí» porque sentimos profundamente que nuestra vocación es real y que queremos comprometernos plenamente. Y luego, dijimos «juntos» todos los días. Dijimos «juntos» porque queremos caminar juntos, pero también invitar libremente a otros a unirse y caminar con nosotros.

Así es como hemos elegido recordar nuestra historia. Y así es como damos a luz a The School of We.

“Ninguno, ni tan solo yo, puede hacer grandes cosas. Pero todos podemos hacer cosas pequeñas, con mucho amor, y entonces juntos podremos hacer grandes cosas”

Madre Teresa de Calcuta

Our Story