Recursos

¿Cómo puede la atención plena afectar al bienestar?

Todos queremos sentirnos bien y vivir mejor, pero nuestro estilo de vida o nuestras condiciones están causando daños, que se manifiestan como fatiga, ansiedad, agotamiento o incluso dolor físico. Este momento histórico que vivimos con la pandemia ha agravado muchos de estos síntomas. Muchos de nosotros nos sentimos desconectados, atrapados en rutinas pasadas que ya no tienen significado y vivimos en constante preocupación o miedo. La buena noticia es que, con la práctica, podemos mejorar nuestro bienestar y alcanzar un estado de mayor equilibrio y satisfacción.

Un metaanálisis publicado en la revista Nature Human Behavior y que examina más de 400 estudios realizados con más de 50.000 participantes, evaluó varios enfoques psicológicos y su impacto en la mejora del bienestar. Los participantes se clasificaron en tres categorías: personas con buena salud en general, personas con enfermedades mentales y personas con enfermedades físicas. Los investigadores concluyeron que, en estos tres grupos, todos se beneficiaron de la práctica de Mindfulness. Más concretamente, en los últimos años se han desarrollado y publicado numerosos estudios sobre los beneficios de la práctica regular del mindfulness para el alivio de problemas de salud física o mental, como el dolor crónico, la ansiedad, el estrés y la depresión o en la mejora del bienestar general, la autocompasión, la empatía, la alegría y la satisfacción.

La práctica del mindfulness (entendido de forma simplificada, como la capacidad de prestar atención intencionalmente a nuestras experiencias internas y externas, con una actitud de curiosidad, amabilidad y no juicio) permite el entrenamiento de diferentes mecanismos relacionados con el bienestar, a saber:

  • La capacidad de concentrarse en el momento presente (facilita menos rumia, reduce la ansiedad y el estrés y permite emociones más positivas como la gratitud)
  • La capacidad de descentrarse (la observación sin autoidentificación permite la aceptación y manejo de experiencias negativas sin conductas de evitación y negación)
  • Autocompasión (fomenta estados positivos como ecuanimidad, motivación e interconexión)
  • Autorregulación emocional (te permite reconocer y romper patrones de comportamiento y responder a situaciones con un impacto más positivo)
  • Empatía y compasión (permite una mayor comprensión y conexión con el otro, evitando el agotamiento y las conductas antisociales)

En definitiva, si quieres trabajar para mejorar tu bienestar, entonces no hay duda de que incorporar Mindfulness a tu vida diaria puede ser una excelente decisión. La práctica de mindfulness no es exclusiva de momentos estructurados y dedicados como la meditación. La invitación es que también puedas llevar esta calidad de atención con curiosidad y sin juzgar a tu vida diaria: mientras caminas, comes, juegas con su hijo, hablas con un paciente o ¡incluso mientras ves un congreso!

The School of We

Contacta con TSoW

¿Cuál es el tipo de programa que estás interessado?