Recursos

¿Cómo practicar mindfulness?

El Mindfulness (o la “atención plena”) es la capacidad de estar presente deliberadamente en este momento, consciente de dónde estamos, qué estamos haciendo y con quién estamos. Observar lo que sucede dentro de nosotros y a nuestro alrededor con una actitud de curiosidad, amabilidad y no juzgar. Es una capacidad humana básica disponible para todos, pero más fácilmente accesible cuando la practicamos.

Esta habilidad se puede entrenar de manera dedicada, planificando un tiempo específico para la práctica (en comparación con el entrenamiento físico, será como ir al gimnasio) y de manera integrada, si incluyo esta capacidad y calidad de atención en las tareas que hacemos durante el día (como subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor).

Práctica dedicada

Tenemos cada vez menos descansos naturales en nuestra vida diaria. Por lo tanto, es importante planificar deliberadamente momentos en que podemos parar. La práctica dedicada suele ser una práctica meditativa donde el objetivo es observar el momento presente tal como es, sin juzgarlo. Podemos empezar 5 a 10 minutos y extender este tiempo poco a poco. No se requiere material o espacio específico, pero es importante sentirse cómodo y encontrar un espacio más tranquilo y reservado. La respiración a menudo se usa como un ancla para el entrenamiento de nuestra atención en el momento presente, pero hay varios tipos de meditación mindfulness en la que entrenamos nuestra atención de manera más centrada o más amplia, observando lo que nos sucede a nosotros y a nuestro alrededor. Aunque requiere una cantidad específica de tiempo, nos damos cuenta rápidamente de que la práctica dedicada (o formal) apoya y fortalece nuestra capacidad de practicar de manera más integrada (o informal) durante las diferentes situaciones de nuestro día.

Practica Integrada

Un estudio de la Universidad de Harvard por Matthew A. Killingsworth y Daniel T. Gilbert concluyó que aproximadamente 47% del tiempo estamos pensando en algo diferente de lo que estamos haciendo y que este divagar de la mente nos hace más infelices a menudo. En la práctica integrada de mindfulness, el objetivo es traer y mantener nuestra atención a lo que estamos haciendo en este momento. Y hacerlo con curiosidad, amabilidad y evitando el juicio. Podemos llevar deliberadamente esta calidad de atención a las diversas situaciones del día: cuando tomamos un café, prestando atención al sabor, el olor, la temperatura …; al tomar una ducha, concentrándonos en la sensación del agua en el cuerpo, la temperatura, el tacto …; al hablar con alguien, fijándonos atentamente en lo que la otra persona dice. Es simple, muy simple, pero requiere práctica. En cualquier momento del día, siente cómo sería prestar más atención y permítete experimentar lo que está presente, sin tratar de cambiar nada, solo ser y sentir.

The School of We

Contacta con TSoW

¿Cuál es el tipo de programa que estás interessado?