Recursos

El valor de la inteligencia emocional en tiempos difíciles (parte 2)

La inteligencia emocional (ó IE si nos quedamos con las siglas) incluye autoconciencia, autogestión, conciencia social y gestión de relaciones. Además, practicamos mindfulness para entrenar el darse cuenta, el ser y estar consciente, como la base de las otras competencias de IE. Con una práctica continuada, disfrutamos de los siguientes 5 beneficios.

1. Mayor calma y concentración.

2. Manejar las emociones y tomar decisiones acertadas.

3. Aumentar la resiliencia.

4. Potenciar la creatividad y la innovación.

5. Construir conexión y colaboración.

Exploremos los tres últimos ya que hemos visto los dos primeros en la publicación anterior.

Aumentar la resiliencia y evite el agotamiento

Especialmente en estos momentos, según nos enfrentamos a nuevos desafíos a diario, la resiliencia se manifiesta tanto en adaptabilidad como en prevención del agotamiento. La habilidad de IE de autogestión nos facilita la toma de decisiones consciente, la adaptabilidad y la flexibilidad de respuesta. Por otro lado, la autoconciencia nos ayuda a reconocer cuándo nuestro estado físico, mental o emocional no es el correcto. Esta conciencia nos permite identificar que debemos parar y descansar para recargarnos, en lugar de alcanzar el nivel de agotamiento y vernos incapaces de funcionar. También podemos quemarnos por la angustia empática (o estar abrumados por el sufrimiento de los demás). El antídoto contra esta angustia empática y el agotamiento es la empatía y la compasión, ambas habilidades clave en la inteligencia emocional.

  • La práctica de la gratitud nos ayuda a apreciar las cosas y las personas que nos apoyan, llenando nuestro depósito interior de positividad y aprecio.
  • La autocompasión nos permite cuidar de nuestro propio dolor y atender nuestros desafíos.
  • La práctica de la compasión permite evitar el agotamiento y el agobio.

Potenciar la creatividad y la innovación

Esta época de coronavirus requiere una respuesta NUEVA en la mayoría de las situaciones, y sin duda, en nuestra forma de trabajar y de estar. La creatividad y la innovación son críticas y requieren que estemos tranquilos, concentrados, con la capacidad de manejar nuestras emociones y de salir del piloto automático. En otras palabras, la inteligencia emocional es clave para permitir respuestas nuevas y creativas.

Además, la creatividad y la innovación prosperan en entornos de trabajo abiertos a expresar y escuchar ideas nuevas y diversas. Esto requiere de una confianza y una seguridad psicológica que crece según mejoramos la calidad de nuestras conexiones con los otros, algo facilitada por el desarrollo de la inteligencia emocional en las personas y los equipos.

Construir conexión y colaboración

En este momento de “distanciamiento social”, debemos enfocarnos en el distanciamiento físico, pero en mejorar la conexión. Cuando conectamos profundamente y nos sentimos comprendidos, entramos en una regulación conjunta de la intensidad de nuestra experiencia, clave en estos momentos de mayor inseguridad y miedo. Conectar desde lo que realmente somos nos permite avanzar, y trabajar y crear juntos de una manera mucho más efectiva. Este tipo de conexión también contribuye con confianza y seguridad psicológica, aspectos esenciales para una colaboración eficaz y el funcionamiento de los equipos.

Las habilidades de inteligencia emocional son necesarias para que se den este tipo de conexiones: el mindfulness nos permite estar más presentes, escuchar al otro de una manera más cuidadosa y ofrecer a los demás la sensación de que están siendo escuchados y comprendidos. La consciencia nos ayuda a darnos cuenta del impacto que tenemos en los demás y de cómo nuestras acciones pueden ayudar a nuestros colegas. La empatía es la capacidad de adoptar la perspectiva de los otros, sentir qué podrían estar atravesando y comprender que cada cual lo hace a su manera. La compasión nace de la empatía y se pregunta qué necesitas tú y qué necesitan los demás, qué sería realmente útil para nuestras vidas, nuestro trabajo y nuestro mundo.

  • La práctica de la bondad amorosa [9 min], por ti mismo y por los demás, ayuda a equilibrar la preocupación y el cuidado entre nosotros y los otros.

¿Cómo puede ayudarte The School of We (TSoW)?

Nuestro enfoque para desarrollar la inteligencia emocional utiliza el mindfulness, o la atención plena, como base para cultivar la autoconsciencia (o consciencia de ser), que luego se convierte a su vez en la raíz de todas las demás competencias de IE.

  • Nuestra propuesta premium es Search Inside Yourself (SIY). Como declara SIYLI, la evaluación de más de 1.500 participantes del programa SIY proporcionan evidencias de su mejora en una amplia gama de habilidades de inteligencia emocional, incluida la capacidad para manejar el estrés, la resiliencia y la empatía. Hoy por hoy, ofrecemos el programa SIY también en formato online, 100% digital en vivo y en directo.
  • Nuestra segunda propuesta es Moving Forward, un nuevo programa de 8 horas también en formato online, 100% digital en vivo y en directo, que ayuda a enfocarse en las áreas de mayor necesidad: superar las emociones negativas y desarrollar habilidades de resiliencia.

Nuestros programas, ya sean online o en persona, trabajamos para unir a las personas y que conecten de manera significativa entre sí para conseguir experiencias interactivas y transformadoras.

(NOTA: Este artículo es una adaptación del post publicado originalmente en inglés en el blog de SIYLI bajo el título “Emotional Intelligence is not optional”)

The School of We

Contacta con TSoW

¿Cuál es el tipo de programa que estás interessado?